Realismo Capitalista

$690,00

Últimos 10 disponibles!

Autor: Mark Fisher

Como afirmara alguna vez Fredric Jameson, el día de hoy semeja ?más simple imaginar el fin del planeta que el fin del capitalismo?. Tras la caída del muro de Berlín, el capitalismo consiguió erigirse como el único sistema político-económico viable; una situación que la crisis bancaria de dos mil ocho, lejos de poner punto y final, agudizó. Este libro examina los primordiales rasgos y mecanismos de este realismo capitalista, como el marco ideológico en el que vivimos. Usando ejemplos de la política, el cine, la música y la literatura, Mark Fisher prueba de qué forma el realismo capitalista permea todas y cada una de las áreas de la experiencia moderna, cubriendo el horizonte de lo pensable y obturando la capacidad de imaginar un nuevo escenario cultural y sociopolítico. El renombrado eslogan de Margaret Thatcher, conforme el que ?no hay opción alternativa?, situó al liberalismo económico y con esto al libre comercio y la desregulación del mercado como el mejor y único modo para organizar las sociedades modernas. Realismo capitalista averigua en los abundantes efectos dañinos que esta ?ontología de los negocios? tiene para la vida pública, dejando al desnudo que el capitalismo es todo menos un orden natural ineludible y eficaz. La precarización del trabajo, la intensificación de la cultura del consumo, la expansión de la burocracia y de los mecanismos de control social, la gerencialización de la política, la mercantilización de la educación y el incremento de sufrimientos mentales como el agobio, la depresión y los desórdenes de atención se muestran bajo esta perspectiva ya no como ?errores sinceros? de un sistema que tiende al bien común, sino más bien como dispositivos orientados a bloquear toda capacidad colectiva de transformación. Dado este escenario, el único antídoto posible esbozado por Fisher en los 2 textos que componen el Apéndice y que se añaden singularmente para esta edición, pasa por la revitalización de una esfera pública que acepte las raíces sociales de nuestra infelicidad.