Principios De Filosofía Zoológica

$630,00

Agotado

Autor: Etienne Geoffroy Saint-Hilaire

Algo persuasivo murmura en nosotros. Una cercanía cariñosa nos invita a intimar. Excita un oído, entonces, se inventa un sonar, un procedimiento de navegación, una filosofía como vía a la intimidad: amante-nauta. 2 sensibilidades, monista y pluralista, discuten sus preferencias sobre el amor y la navegación; de las costas del susurro, de su piel y profundidad; y de la certeza del encuentro íntimo. William James, pensador de mundos, defiende la tesis pluralista confrontándola acá con la vía monista. Desplaza el eje del problema; insubordina de esta forma el mapa conceptual: Ya no responderá a la petición de un orden especulativo sino más bien al de una necesidad práctica: la diferencia entre divisar tierra, zozobrar o bien jamás nunca zarpar; la diferencia entre intimar o bien no. El inconveniente con la vía monista es que ha puesto a la amedrentad en el Todo eterno de lo absoluto, tan lejana de nuestras partes finitas que nos deja librados a exactamente la misma vil castidad en la que se estaba bajo el teísmo monárquico. - “Intimemos con lo Absoluto”, afirma el monista. ¡Tal y como si pudiésemos, con el pensamiento y la conducta! Somos invenciblemente partes, afirmemos lo que afirmemos, y debemos aprender el absoluto como a un ser extraño. De esta serie de conferencias dictadas por James en el año mil novecientos nueve en el Manchester College, se puede destacar cuando menos 3 instantes sobresalientes: el capítulo que dedica al inconveniente metodológico al que nos ancla el lastre hegeliano; la recensión fascinada que hace del genio de Gustav Fechner y su panteísmo alucinado; y muy en especial la conferencia sobre Henri Bergson, al lado de quien escribe las más frágiles palabras para una filosofía de la experiencia: vuelvan sus caras cara la sensación, esa cosa envuelta en carne que el racionalismo siempre y en toda circunstancia ha llenado de insultos. Por último, más cerca de la amedrentad de la carne y de sus partes, anuncia en sus conclusiones la vía de estudios abierta con el pluralismo: la sicología gráfica, los fenómenos religiosos, el panpsiquismo y otras bestias del desierto filosófico.