La Caricia Perdida

$620,00

Agotado

Autor: Luciano Lutereau

¿De qué forma se prueba la presencia del Otro en la sensibilidad? ¿Cuál es la relación del Otro con mi cuerpo? ¿Qué temporalidad envuelve nuestra cercanía? ¿De qué modo accedo a mi sentir? ¿Quizás la palabra –como acto de decir– se halla enraizada en el planeta sensible? No tengo dudas respecto de que habito un planeta con el Otro, de que el Otro está ahí, tan a mi alcance como yo a su merced. Mi pregunta es otra. ¿Qué sucede cuando el Otro es su cuerpo? Mas no se trata acá de que el Otro tenga un cuerpo, o de que recoja los signos de su presencia mediada. El interrogante es otra. ¿Qué sucede cuando el Otro es su cuerpo? Ese cuerpo que se aproxima a mí y, por servirnos de un ejemplo, me toca. No el cuerpo extraño que interpreto como un vehículo de pretensiones y pensamientos. […] me refiero al cuerpo extraño que siento en mi cuerpo, una cercanía sin lejanía, y que se confunde conmigo en un abrazo sin distancia. En un abrazo que puede ser su sola mano apoyada en mi espalda una tarde de verano. Y me acaricia.