Future Days

$1.180,00

Agotado

Autor: David Stubbs

"Future Days no solo atrapa la esencia del krautrock, sino la desencadena. Con su prosa irrefrenada y poderosas imágenes, Stubbs consigue describir todos y cada uno de los aspectos de esta música que trasciende el tiempo y el espacio." Simon Reynolds Alemania Occidental tras la Segunda Guerra era un país en estado de shock que había adoptado de forma acrítica el sueño americano como una forma de refrenar la pesadilla del nacionalsocialismo. Y no obstante, ese paisaje colonizado cultural y a nivel económico resultó ser el terreno favorezco para una generación de músicos que, estimulados por la revolución psicodélica, las experiencias comunales de los años sesenta y la radicalidad política de las rebeliones juveniles, daría forma a un capítulo único en la historia de la música contemporánea: el krautrock. De la misma manera que sus pares del Nuevo Cine Alemán, estos vanguardistas sonoros se plantearon desarrollar un lenguaje propio alén de las convenciones del rock angloamericano, recurriendo a fuentes tan diferentes como el misticismo de Oriente, la música electroacústica de Stockhausen, el arte reparador de Joseph Beuys y la estética moderna de la industria y las serpenteantes autopistas alemanas. Aunque su historia ha sido raras veces contada, la repercusión de conjuntos como Kraftwerk, Perro, Faust y Popol Vuh y de personalidades como Conny Plank, Manuel Göttsching o bien Klaus Schulze es inestimable. Fueron claves de cara al desarrollo de movimientos musicales que van desde el postpunk hasta el techno y el ambient, y han inspirado a artistas tan diferentes como Sonic Youth, Aphex Twin y Einstürzende Neubauten. Sin olvidar que fue el krautrock el medio de proliferación desde el como David Bowie compuso su insigne trilogía de Berlín. Future Days es una investigación profundo sobre esta meditativa, por instantes abstracta y a menudo preciosa música y sobre los conjuntos que la hicieron posible: un libro inevitable para los amantes del género y la ocasión, para aquellos que no lo conocen, de descubrir una de las escenas más soñadoras y originales de la música del siglo veinte.