Estética De La Instalación

$990,00

Agotado

Autor: Juliane Rebentisch

«Este libro imprescindible cambiará de forma terminante los debates sobre la naturaleza de la experiencia estética, la autonomía del arte, el modernismo y el posmodernismo. Y por medio de ello revitalizará la noción que tenemos de la instalación, una práctica que, desde la definición expandida de Rebentisch, se muestra como la manera de arte más esencial desde su surgimiento en la década del sesenta.» Douglas Crimp En los últimos tiempos la presencia de instalaciones domina la programación de museos, ferias, exposiciones, bienales y galerías. Y, no obstante, se prosigue revelando como un terreno de bastante difícil definición, que pone en crisis los conceptos con los que desde la modernidad entendemos los fenómenos estéticos. En la crítica de las artes esto tuvo como resultado una línea de combate clara, que prosigue todavía vigente: los defensores del modernismo rechazan la instalación, argumentando que renuncia a la apreciada autonomía de la experiencia estética respecto de las esferas de la razón práctica y teórica; y los defensores del posmodernismo rechazan no esta nueva forma de arte, sino más bien el término de autonomía en sí. En este notable trabajo, que no pretende ser ni historia ni tipificación del arte instalativo, mas sí una reivindicación de sus procedimientos, Juliane Rebentisch asevera que la instalación, a la inversa de lo que se acepta normalmente, no se opone a la autonomía artística en sí, sino deber ser entendida como un llamado a reelaborar este y otros conceptos de la teoría y la crítica contemporáneas. La instalación –y la convivencia en ella de diferentes disciplinas en estado de hibridación– pone en crisis la obra de arte entendida como objeto, cuestiona la autonomía del artista como expresión de soberanía, y asimismo la noción misma de experiencia estética, como la distinción entre sujeto y objeto. Desde un estricto diálogo con la obra de autores como Michael Fried, Martin Heidegger, Theodor W. Ornamento, Stanley Cavell, Clement Greenberg, Rosalind Krauss, Boris Groys y Jacques Derrida, este volumen lanza una nueva luz sobre la tradición del arte instalativo –desde el minimalismo a la instalación cinematográfica–, y sobre su potencial estético, ético y político.