Carrito

Tu carrito está vacío ahora.

Carrito

Tu carrito está vacío ahora.

Cine I

$1.130,00

Es posible que quede alguna unidad. Para asegurarse, consúltenos.

Categoria:
Etiquetas:
Pagos seguros con:
american_express bitcoin bitcoin_cash boleto dogecoin ethereum litecoin master paypal visa

ISBN: 9789872407575
Autores: Gilles Deleuze
Editorial: CACTUS

El último año tropecé con una cosa en la que no creía. Hablé mucho de cine, pero lo que tenía en la cabeza no era el cine... (...) Lo que tenía en la cabeza era una clasificación de los signos, de ¡todos y cada uno de los signos del planeta! De este modo presenta Deleuze este curso dictado entre fines de mil novecientos ochenta y dos y principios de mil novecientos ochenta y tres, que se edita acá por vez primera en castellano, en el que el cine va a quedar subordinado a la enorme empresa de una clasificación general de las imágenes y los signos. Mas el lector no debe olvidar que los signos son imágenes, y las imágenes bergsonianas no son subjetivas o psicólogicas, no se distinguen de la cosa, de forma que estas clases se convertirán en un gigantesco curso de filosofía sobre el cosmos material y el tiempo. Filosofía del movimiento, de la percepción, de la acción, de los aprecios, de la relación, del tiempo y del pensamiento. La lectura de Bergson y un extenso comentario sobre aspectos de la filosofía de Peirce en general menospreciados por la lingüística actúan como organizadores. Pero el curso atravesará lugares tradicionales de la filosofía: el tiempo en la Antigüedad, el inconveniente de la relación entre el pensamiento y lo real en Descartes, en Leibniz, en los postkantianos y en Hegel, la teoría de lo sublime en Kant, la relación entre la luz y el alma, la filosofía existencial de Pascal, Kierkegaard y Sartre. Películas, directores, escuelas y corrientes del cine servirán básicamente para confirmar las hipótesis y a veces –como lo dice el propio de Deleuze- como “breves recreos”. Deleuze no explicita la finalidad de esta empresa monumental. Sugiere un mero gusto, prácticamente un capricho megalómano que compite con el de Peirce. Pero por lo menos explicita su comunicación con una sensibilidad de época: Hablo de un planeta sin eje, sin derecha ni izquierda, sin cuerpo sólido. Hablo de este plano de inmanencia de imágenes que actúan y reaccionan unas sobre otras. (...) ¿En qué pensamiento puede aplicarse, en qué arte puede practicarse sino de cierta forma en crear el mundo precedente al hombre? O lo que es igual, en crear el planeta posterior al hombre. ¿Para qué sirve la filosofía, el arte, etcétera? Probablemente tienen que hablarnos del hombre, mas también de lo no-humano. (...) ¿Y qué ocurre hoy en día? Diría que de cierta forma el día de hoy estamos frecuentemente persiguiendo el plano de inmanencia sin eje, sin cuerpo sólido, sin derecha ni izquierda, el planeta de las imágenes-movimiento en estado puro. ¿Por qué razón lo perseguimos? Sería un tema saber por qué razón. Es que tal vez sentimos que entenderíamos muchas cosas si lo alcanzáramos. Y que pasan muchas cosas que van en dicho sentido.

translation missing: es.general.search.loading