Cuentos Del Viejo Nueva York

$910,00

Agotado

Autor: Washington Irving

Los Cuentos del viejo N. York de Washington Irving despilfarran magia, encanto, imaginación fantasía, ingenio y amor a una naturaleza ya unas gentes salvajes y fantásticas. Por sus páginas desfilan duendes, espectros, tesoros sepultados, diablos, legendarios piratas, jinetes sin cabeza..., una multitud de seres fabulosos que la imaginación popular ha transformado en genuinas leyendas. 2 de sus relatos, Rip Van Winkle, inspirado en la historia de leyenda de Los 7 yacentes de Éfeso, y Sleepy Hollow, ambientados en los días en que N. York era aún colonia holandesa, han pasado a ser parte de la mitología de los legendarios colonizadores de Manhattan y se han transformado en tradicionales de la literatura estadounidense y universal. Washington Irving nació el treinta de abril de mil setecientos ochenta y tres en la ciudad de Nueva York. Era el menor de once hermanos de una familia de clase alta. Debe su nombre a la admiración que sus progenitores profesaban al primer presidente de EE UU, George Washington. Robinson Crusoe y Las Mil y Una Noches formaron sus primeras lecturas; la literatura y los viajes, sus 2 grandes pasiones. Pasó una buena parte de su vida en Europa, particularmente Inglaterra, Francia, Alemania y España, lugares que disfrutan de gran presencia en su obra. Dietrich Knickerbocker y Geoffrey Crayon fueron 2 de sus heterónimos. El primero lo usó en su Historia de la ciudad de Nueva York (mil ochocientos nueve), y sirvió para dar nombre a una escuela literaria, de la que Irving fue el líder. Tan grande fue la repercusión de este alter ego de Irving que, transcurrido un tiempo, los neoyorkinos pasaron a conocerse como "knickerbockers". En mil ochocientos veinte, firmó, con el nombre de Geoffrey Crayon, el Libro de Apuntes, su obra más conocida, elogiada por unanimidad por su genialidad, gracia y sentido del humor. Murió el veintiocho de noviembre de mil ochocientos cincuenta y nueve en us casa de Sunnyside. Ese día, en la ciudad de Nueva York, ciento cincuenta carruajes y más de mil personas asistieron a despedir al más universal de sus escritores. Está sepultado en el camposanto de Sleepy Hollow, la aldea de sus más conocidos cuentos.