Chica De Oficina

$830,00

Últimos 10 disponibles!

Autor: Joe Meno

Jack tiene 25 años, Odile 23. Los 2 se hallan en los tramos finales de sus adolescencias tardías. O bien como le afirma a él: “Justo ya antes de admitir que tu vida va a ser igual a la de los demás”. Novela sobre el tiempo que se marcha, que se difumina, Muchacha de oficina relata ese último instante de resistencia en frente de la inevitabilidad de una adultez aproximadamente ordinaria. Adultez que en los hechos ya llegó. Jack y Odile trabajan en exactamente la misma empresa de venta telefónica y recorren sus laberintos de sexo, amistades y fiestas que jamás son todo lo buenas que se espera. Aún preservan, si bien mermadas, sus ambiciones artísticas. La historia amorosa cara la que viajan comienza con Alphonse F., un movimiento vanguardista del que solo forman parte (y del que solo están enterados). Entre happenings de premeditada ingenuidad, ciertos de ellos cautivadores (Jack y Odile tomados de la mano en el fondo de un colectivo, escena que recordaría a El graduado si no fuese por el hecho de que van disfrazados de espectros), los 2 protagonistas se sostienen fieles al leimotiv del movimiento: “Cualquier cosa que dure más de diez segundos es una mentira”. Para tratarse de una novela sobre la fugacidad, es al menos curioso el tiempo en que transcurre. Meno ubica la trama en mil novecientos noventa y nueve, ya antes de un fin del planeta que en el libro refiere al Y2K y al cierre del milenio, mas que asimismo podría extenderse al atentado contra las Torres Gemelas, el desarrollo irrefrenable de Internet, la aparición de las redes sociales y la explosión de la era digital. Chavala de oficina habla de lo fugaz antes que todo se vuelva fugaz “de verdad”. Si bien habría que estimar la biografía del autor (en mil novecientos noventa y nueve Meno tenía exactamente la misma edad que Jack), de todas maneras la resolución de situar la trama contra el borde del siglo veinte acentúa la impresión de que se cuenta algo que está cerca de finalizar. Y en el medio está Chicago, la tercera protagonista de esta historia necesariamente urbana. En la prosa de Meno, la urbe se transforma en un enorme juego de plaza, en un parque neviscado por el que Jack y Odile van y vienen, se hallan y se apartan. Es el género de narración que siempre y en todo momento tiene como celestina a París o bien a N. York (Rayuela, Manhattan, la irritante Amélie), mas que en la ventosa meca del Midwest toma un color nuevo y bienvenido.