César Vallejo

$510,00

Agotado

Autor: Victor De Lama

CÉSAR VALLEJO (Santiago de Chuco, Perú, mil ochocientos noventa y dos - París, mil novecientos treinta y ocho). Existen múltiples interpretaciones y análisis, tanto literarios como extraliterarios que procuran explicar la vigencia y modernidad de la obra del versista peruano. Mas hay, sobre todo, una razón más honda que justifica su fama póstuma: es la lección de esplendidez y autenticidad que exuda su poesía, que le ha transformado en un caso ética de persona íntegra. Las próximas palabras de Pablo Neruda de este modo lo atestiguan:...Eras grande, Vallejo. Eras interior y grande, como un enorme palacio de piedra subterránea con mucho silencio mineral, con mucha esencia de tiempo y de especie. Y allí en el fondo el fuego inexorable del espíritu, brasa y ceniza... Salud, gran versista, salud, hermano. Autor de libros tan inmortales como son ,Los heraldos negros,Trilce, Poemas humanos o bien España, separa de mí este cáliz, Vallejo nos abandonó un diecinueve de abril de mil novecientos treinta y ocho, en la ciudad de París, tal y como había intuido años ya antes en estos versos de Poemas humanos: Piedra negra sobre una piedra blanca Me voy a morir en la ciudad de París con chaparrón un día del que tengo ya el recuerdo. Me voy a morir en la ciudad de París -y no me corro- tal vez un jueves, como es el día de hoy, de otoño. Jueves va a ser, por el hecho de que el día de hoy, jueves, que proso estos versos, los húmeros me he puesto a la mala y, nunca como el día de hoy, me he vuelto, con mi camino, a verme solo. César Vallejo está muerto, le pegaban todos sin que les haga nada; le daban duro con un palo y duro Asimismo con una soga; son testigos los días jueves y los huesos húmeros, la soledad, la lluvia, los caminos... Conocer la obra de Vallejo representa no solo un inefable placer estético, sino más bien una imperdonable necesidad intelectual y moral. Su poesía resulta tan próxima al hombre moderno que el lector siente vibrar las fibras más sensibles de su ánima. Las experiencias del versista se erigen en símbolo de todas y cada una de las experiencias de cualquier humano en cualquier tiempo y sitio.